42 2 859001 - +56 9 5610 5224

17 días de movilizaciones se han registrado en Chillán en el marco del descontento  generalizado que ha convocado a la ciudadanía a manifestarse para reivindicar las demandas sociales.

En un inicio en la capital de Ñuble se aglomeraron más de 20 mil personas, pero a diferencia de los últimos días esa cifra oscila entre los 500 y 1.500 asistentes.

Para el sociólogo Alexis Rebolledo, lo más probable que ocurra es que las protestas muten a otras formas de expresión, como por ejemplo los cabildos ciudadanos que se han tomado espacios en diversas áreas para debatir la actual crisis vive el país.

“Veo bastante improbable que la movilización decaiga, lo que si puede estar ocurriendo y de hecho ya se está observando es que van mutando a otros tipos de convocatoria para seguir nutriendo esto que ya no tiene vuelta atrás. Detrás de estás movilizaciones no solo hay algunas demandas específicas sino que hay algunos valores que la gente ha puesto de manera insistente a través de pancartas y del discurso tras la movilización que tiene que ver con la dignidad, el respeto y eso ha ido transitando hacia lo que son los cabildos de forma de darle continuidad a aquello”, detalló.

El sociólogo sostuvo que las manifestaciones se mantendrán en el tiempo, pues las personas no ven cambios en torno a la desigualdad y los abusos que vienen denunciando.

“Dentro del discurso está el deseo firme de una vida mejor, por tanto, nadie quiere volver a la ‘normalidad’ que está asociada a medidas de desigualdad y abusos por más de 30 años, por ende es muy difícil que esto se apacigüe con el paso del tiempo”, dijo Rebolledo.

El experto advirtió que las festividades de fin de año pueden provocar una merma en la asistencia a las movilizaciones aunque también aclaró que pueden servir como un respiro para seguir adelante con las demandas sociales.

“Si lo vamos midiendo con las convocatorias de las marchas, estas no van a ser tan numerosas como lo fue el día icónico en que se vio en Santiago la marcha de más de un millón de personas, eso es bien difícil que lo vuelvan a replicar, pero también puede ser un respiro que la gente se esté dando”, dijo.

Las convocatorias a movilizarse tanto en Ñuble como el resto del país por el descontento generalizado se mantienen.